Blog

Consejos para cuidar ganado caprino en una granja

Es indispensable valorar la importancia que tiene la preservación de la salud y el bienestar que amerita el ganado caprino en una granja o criadero. En caso de no poder ofrecerles una buena calidad de vida a las cabras y chivos de nuestra granja, el aprovechamiento comercial que se tenga de esos animales se verá notablemente disminuido. Las cabras son animales de granja de ligera estructura corporal que sin embargo pueden dejar importantes dividendos comerciales para nuestro criadero o nuestra granja. Muchas personas acostumbran a criar cabras para sacar provecho de su carne, lana, leche o simplemente para su utilización doméstica.

Ahora bien, el cuidado de estos animales implica una enorme responsabilidad, puesto que se requiere alimentarlas día con día, elegir con atención la comida que se les ofrecerá y por supuesto revisar que los animales conserven su plena salud. Con relación a esto último, hay que informarse lo suficiente acerca de las principales enfermedades que afectan al ganado caprino y cómo se les puede combatir.

Un consejo para identificar variados problemas en la salud de las cabras es revisarla cuidadosamente con el tacto, tratando de identificar protuberancias y bultos que llegaran a aparecer y que revelan la presencia de abscesos. También conviene observar la consistencia de las heces de las cabras, puesto que, si no son lo suficientemente firmes, esto podría revelar problemas en la salud de los animales.

La hidratación de las cabras

Hay que tomar en cuenta que cabras y chivos son animales de rebaño y por ello gustan de habitar en grupos. Es indispensable que las cabras reciban una dotación generosa y cotidiana de agra limpia y fresca. Esto es algo especialmente relevante si nuestro criadero o granja se localiza en un clima seco y caliente. Tomando en cuenta lo anterior cabe resaltar que nos harán falta de dos a quince litros de agua por cada cabra día con día.

Una idea acertada es excavar una zanja para rellenar con agua en el granero o refugio para el ganado caprino. También es aconsejable instalar allí un depósito de almacenamiento de agua. Es importante tener precaución para que no se contamine el agua o se presente el estancamiento de ella, ya que estos problemas pueden derivar en una alarmante mortandad de chivos y cabras.

Habitualmente las cabras no precisan demasiados cuidados salvo las que tienen el pelo largo, aunque será preciso observar que tengan los debidos cuidados para garantizar su perfecta higiene y comodidad. Tarde o temprano se tendrá que atender el problema de tener una cabra enferma, de manera que resulta básico aprender a identificar los síntomas de estas enfermedades, o bien, contar con el apoyo de un veterinario experimentado.

Principales enfermedades de las cabras

De entre los síntomas más frecuentes que están relacionados con problemas en la salud de las cabras y chivos destacan los siguientes: ojos con irritación, falta de apetito, ubres con altas temperaturas, diarrea, tos, ojos llorosos, el hecho de que balen sin cesar o de que froten su cabeza con una cerca o muro, etc. Pero además las cabras enfermas suelen tener las encías grises, párpados pálidos, además de que rechinan los dientes con frecuencia y se alejan notablemente del resto del rebaño.

Es indispensable comentar que la salud de los animales de granja, así como sucede con la salud de las personas, debe preservarse con medidas preventivas. Esto implica que debemos ser capaces de actuar con la debida anticipación para curar las enfermedades caprinas apenas surjan y no en cambio tratar de combatirlas cuando ya se encuentran muy avanzadas y el daño que pueden causar en el rebaño es más considerable.

Cuidando la salud de las cabras

Considerando lo anterior, pueden identificarse distintas enfermedades capaces de afectar a los chivos y cabras. Una de ellas es la brucelosis, a la cual también e le denomina como enfermedad de bang o fiebre ondulante. Este problema en la salud del ganado caprino se revela a partir de fiebre, dolores de cabeza y otras afectaciones corporales.

También hay que solicitar apoyo al veterinario ante el riesgo de tuberculosis, enfermedad capaz de afectar gravemente a las cabras de nuestra granja. Los síntomas de este contagioso mal son: una notable pérdida de peso, tos seca, debilidad, un escaso apetito y otros varios más.

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte