Blog

Practicas sanitarias que se deben seguir en la cría ganadera

¿Qué nos expresa la noción de “sanidad”? En el contexto de la producción pecuaria “sanidad” se refiere al conjunto de conocimientos relacionados con la preservación de la salud del ganado y las acciones preventivas que se deben realizar para disminuir el riesgo de que se presente alguna enfermedad en nuestra explotación. Una vez que la enfermedad se deje sentir en una granja o criadero, todo lo anterior debe pasar al campo de la medicina veterinaria.

Ahora bien, hay que considerar que la sanidad es algo distinto al saneamiento, aun cuando este último es un elemento indisociable y esencial para la sanidad. Pero ¿a qué nos referimos con el término saneamiento en el campo de la cría ganadera? En términos generales se trata de la planeación de control sanitario del conjunto de enfermedades que afectan a nuestra población ovina, bovina o porcina.

Saneamiento para instalaciones pecuarias

Las consecuencias de un plan de saneamiento insuficiente son variadas y todas ellas muy dañinas para una explotación pecuaria. Por ejemplo, se puede presentar una serie de abortos o numerosos casos de infertilidad, con la mengua comercial y económica que estos eventos traen consigo. La falta de un inadecuado saneamiento también puede propiciar la aparición de enfermedades capaces de contagiarse a los humanos.

Gracias a la sanidad y el saneamiento es posible prevenir enfermedades como la tuberculosis y la brucelosis. En lo que se refiere al ganado bovino, esta última resulta controlable realizando análisis a nuestros ejemplares año con año. La brucelosis es una enfermedad que se transmite por la acción del microorganismo brucella abortus. Para detectar la presencia de este patógeno el veterinario toma muestras de sangre de las vacas que son sometidas a la ordeña. Posteriormente, todas las vacas que den positivo en la mencionada prueba veterinaria deben de ser retiradas de la ordeña de manera inmediata.

Medidas preventivas contra el contagio de enfermedades pecuarias

Aunado a lo anterior, para proteger a las terneras del contagio de brucella abortus las terneras deben recibir la correspondiente vacuna a partir de los tres meses de vida y hasta los diez meses. Es importante controlar al máximo los brotes de esta enfermedad bovina, puesto que los humanos son propicios al contagio y los síntomas son bastante severos, por ejemplo, intensos trastornos musculares, febriles y articulares. También suelen presentarse casos de orquitis, es decir, alteraciones irreversibles en los testículos. De no tratarse en tiempo y forma el contagio de brucella abortus en una persona, esta puede perder la vista definitivamente.

Lamentablemente esta enfermedad es de tipo crónico, de modo que no es curable sino solo controlable hasta la defunción de quien la padece de acuerdo con la intensidad de los síntomas.

El riesgo del contagio por tuberculosis bovina

En el caso de la tuberculosis estamos ante una enfermedad producida por el microorganismo llamado Micobacterium tuberculosis. La enfermedad que produce este conocido patógeno es de tipo infectocontagioso crónico. La difusión de la tuberculosis en un entorno pecuario se lleva a cabo por vía aerógena, por la ingestión de alimentos polucionados, o de manera oral por el contacto con otros enfermos tuberculosos.

Las vacas contagiadas con tuberculosis presentan una leve y seca tos en las etapas iniciales de la enfermedad. Posteriormente esa tos se vuelve húmeda. Tanto en el útero como en la ubre del animal afectado se hace patente un engrosamiento de los ganglios y un endurecimiento de la glándula.

Cómo se combaten los contagios de tuberculosis en granjas y criaderos

La tuberculosis es identificada por el veterinario cuando este experto efectúa las examinaciones correspondientes y si las pruebas en el ejemplar dan positivo, entonces este último debe ser sacrificado.

Las personas pueden contagiarse de tuberculosis vacuna al ingerir carne o beber leche de bovinos contaminados. Algunos síntomas asociados a esta enfermedad en los humanos son la esterilidad, un apresurado adelgazamiento y un patente decaimiento. De no ser atendidos en tiempo y forma los casos de tuberculosis en humanos, estos pueden derivar en la muerte de los contagiados. Una de las medidas más eficaces para controlar los brotes de tuberculosis relacionados con explotaciones pecuarias es el sacrificio de los ejemplares contaminados y también aplicar las normas de saneamiento que manejan las autoridades sanitarias para estos casos epidemiológicos.

Si se tiene cualquier duda acerca del posible contagio de tuberculosis o brucelosis en ejemplares bovinos u ovinos en una granja o criadero, lo mejor es solicitar inmediatamente el apoyo de un experimentado veterinario.

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte