Blog

Comprendiendo la salud y enfermedad en el ganado porcino

La noción de “salud” puede que tenga un distinto referente de acuerdo con cada persona. La carencia de enfermedad por supuesto que es un factor clave, pero en los cerdos de granja el término “salud” implica mucho más. En el entorno de los criaderos y granjas, la salud debe entenderse como una condición de bienestar corporal y psicológico que le dan la oportunidad al porcino de manifestar su mejor potencial físico y reproductivo.  

Para fines del aprovechamiento comercial de los productos de una granja, la salud de los cerdos es algo que siempre debe buscarse, en especial utilizando el apoyo que nos ofrece la veterinaria moderna.

Enfermedades de los cerdos de granja

Pero entonces, ¿qué nos expresa la noción de “enfermedad”? En este caso estamos hablando de un desbalance entre el físico del animal y su estado mental, en ocasiones acompañado de dolores y malestares que no permiten al porcino a desarrollar su pleno potencial corporal y reproductivo. Todo ello da como consecuencia una producción más limitada y poco redituable para los criadores y granjeros.

Con respecto a la enfermedad que puede padecer un cerdo de granja, este puede ser de dos tipos diferentes: clínica y subclínica. En el caso de las enfermedades del primer tipo, el cerdo expone signos clínicos, mientras que, en el caso de la enfermedad del segundo tipo, tiene consecuencias negativas en el aprovechamiento productivo del ganado porcino de una granja.

Ciertamente cualquier granja o criadero puede tener una gran cantidad de infecciones potenciales, las cuales afectan principalmente a los intestinos de los porcinos. Hay otras enfermedades potencialmente patógenas, capaces de afectar también la piel, garganta, nariz y genitales de los cerdos.

Actividad patogena en las granjas porcinas

Existe un delicado balance entre esta clase de patógenos y la inmunidad de los cerdos, frente a tales amenazas para su salud. Cualquier afectación psicológica o física derivada de estas enfermedades pueden tener graves consecuencias para el bienestar físico de los animales y por ende para el aprovechamiento comercial de los productos de la granja.

De modo que, preservar la salud de los cerdos implica un eficiente manejo de los ejemplares, brindarles una correcta alimentación y garantizarles un adecuado alojamiento. Hablar de buena ganadería requiere de ofrecerles atenciones y cuidados a los animales: proporcionarles las mejores condiciones en sus espacios de las granjas o criaderos.

Medidas de contención de enfermedades porcinas

Al presentarse la aparición de una enfermedad en diminutos grupos de cerdos, como resultado de un deficiente manejo de los ejemplares, los microorganismos patógenos, por lo general, logran multiplicarse hasta alcanzar concentraciones que pueden superar a los animales de mayor resistencia. Es posible que la concentración se desarrolle de nueva cuenta y entonces amenace con rebasar la inmunidad de toda la existencia porcina de la granja.

Es tiempo de comentar más a fondo acerca de las principales causas de enfermedad en el ganado porcino. Con frecuencia, al mencionar el asunto, se nos viene a la mente la presencia de virus y bacterias. Ciertamente estos microorganismos tienen un rol muy relevante en las granjas con una gran población de ejemplares. No obstante, hay otros causales no infecciosos que también pueden ser claves para la difusión de graves enfermedades entre el ganado porcino.

Problemas infecciosos en los cerdos de granja

Algunas de las causas principales de problemas infecciosos entre animales de granja son: virus, bacterias, hongos y parásitos; por lo que se refiere a los agentes no infecciosos, se debe mencionar el estrés, distintos venenos, desequilibrios nutricionales, defectos de tipo congénito y traumas variados.

Para atender buena parte de los problemas infecciosos en los cerdos de granja, es importante contar con la permanente asesoría del veterinario. Existen varios factores que se deben tomar en cuenta para una correcta prevención de enfermedades en las granjas porcinas.

La importancia del veterinario en las granjas porcinas

Por ejemplo, se debe realizar una examinación frecuente de los cerdos para detectar lo más pronto posible cualquier señal de enfermedad, cualquier indicio de algún problema que pudiera afectar su salud. De la misma manera, hay que aprender más acerca de los principales fármacos que se utilizan para garantizar el mejor estado físico de los cerdos y las vías más convenientes para aplicárselos.

Si se detecta la presencia de cerdos enfermos hay que notificarlo de inmediato al veterinario y de preferencia colocarlo en un corral o espacio apartado hasta que el especialista pueda examinarlo a conciencia y atenderlo de acuerdo con lo que se requiera.  

    

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte