Blog

Claves indispensables para el adiestramiento canino

El can capta la presencia de su dueño y de las demás personas que habitan un domicilio como si se trataran de otros canes. Esta mascota depende por completo del armado social que uno ha establecido para así sentirse integrado y seguro con quienes le rodean en ese domicilio. En tanto se dirija y satisfaga las necesidades del animal en tiempo y forma, se podrá establecer un vínculo sólido y permanente con el perro.

La comunicación entre can y dueño fluirá como es debido. En cambio, si el animal no capta de manera sencilla lo que su dueño quiere, o por qué este último se muestra molesto, es posible que lo considere como un joven perro y no como un líder.

El liderazgo de la casa desde la perspectiva del perro

En algunos casos el perro percibe a su dueño como un líder no muy confiable o de escasa competencia, lo cual hará que se sienta dubitativo, frustrado y nada seguro. Si esto último se presenta, las complicaciones con respecto al comportamiento del perro están garantizadas.

Para fortalecer la estructura social de un hogar, de manera que nuestra mascota así lo capte y se integre de mejor manera a él, es conveniente seguir recomendaciones como las siguientes.

De entrada, conviene establecer áreas de juego en las distintas habitaciones del hogar. Para el can, la casa se perfila como una guarida enorme, de modo que las interacciones que tenga el perro dentro de la casa, cotidianamente, serán más importantes que los ejercicios o dinámicas de adiestramiento que se lleven a cabo en el exterior.

Las áreas de juego para el perro en el hogar

Tomando en cuenta lo anterior, es indispensable fijar áreas de juego en cada recinto de la casa, ya que de ese modo se manejará una dinámica cotidiana que nos ayudará a comunicarnos mejor con el perro y que también nos permitirá disciplinarlo convenientemente.

Así entonces, lo primero que debe hacerse es decidir en qué recintos del hogar el perro puede acceder libremente. En esas habitaciones hay que establecer espacios en el suelo que el animal pueda considerar como “sus espacios”. En esas áreas de la casa conviene poner alguna clase de cama (por ejemplo, una colchoneta) y dejar junto a ella varios juguetes, huesos u objetos que sean gratos para el can.

Finalmente, es tiempo de presentarle esta área de la casa al perro. Cuando el animal se muestre inquieto o agitado hay que llevarlo a alguna de las áreas de juego que hayamos establecido en las diferentes habitaciones de la casa, sentarnos con el y motivarlo para que se entretenga con sus juguetes.

El control de la puerta y el adiestramiento del perro

Es tiempo de comentar un poco acerca del control de la puerta con respecto al perro, es decir, ponerle al tanto de que no siempre puede salir de la casa, por su propia seguridad. Tiene mucho que ver con transmitirle al perro quién tiene el control en el hogar. En caso contrario, cuando llegan visitantes a casa el perro puede reaccionar queriendo agredir, impedir el paso a lo que considera su espacio, o empujando para salir. Esto lo hace porque el can considera que él es el líder y el protector del hogar.

Para enseñarle al perro las reglas de la puerta de la casa conviene actuar de la siguiente manera: hay que enseñarle a que nos siga cuando salgamos o ingresemos al domicilio por la puerta; también hay que enseñarle los “saludos” apropiados, de modo que cuando alguno de los integrantes de la familia arriben al hogar y el animal actúa de modo incorrecto, lo que debe hacerse es ignorarlo, para que así capte ( sin agredirlo físicamente) que no debe proceder de ese modo al exhibir su entusiasmo o su nerviosismo.

Recepción a visitantes y control canino

Finalmente, resulta difícil que el perro se mantenga quieto, ya sea que esté solo o cuando haya otras personas en el hogar. En este caso, lo mejor es colocarle la correa cuando le indiquemos que se aleje de la puerta. Luego hay que sujetar la correa a un objeto que no se pueda mover, recibir al visitante o los visitantes y solo entonces soltar al perro, una vez que se haya tranquilizado.

Lo que se busca con ello es que el perro trate de imitar la reacción de su propietario ante la llegada de visitantes al hogar, y además, mostrarle quien tiene el liderazgo de la casa, exponiéndole quién cuenta con la autoridad, por su propia seguridad y para su mejor integración con el grupo familiar.

 

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte