Blog

El problema del linfoma en los gatos

Tal y como sucede con relación a los humanos, el cáncer es una enfermedad de funestas consecuencias para las mascotas. Muchas personas piensan que esta enfermedad solo afecta a los humanos, pero la verdad es que registros científicos recientes revelan que el cáncer es el responsable de aproximadamente el cincuenta por ciento de los animales de compañía con una edad superior a los diez años.

En esta nota comentaremos acerca de una de las variedades de cáncer más peligrosos para los gatos: el linfoma felino. Estamos ante una de las patologías más difíciles de tratar en el ámbito de las mascotas. Por ello es aconsejable conocer más y mejor acerca de las causas, síntomas y tratamiento del linfoma en los gatos y a eso dedicaremos los párrafos siguientes.

Qué es el linfoma felino y cómo se manifiesta

Hablar del linfoma es hacerlo acerca de un cáncer de tipo maligno y se perfila como una de las neoplasias que se presentan con mayor frecuencia en lo que se refiere a los gatos. El linfoma felino está vinculado a una generación fuera de lo normal de células defensivas denominadas como linfocitos.

Tales células se ubican en los llamados ganglios linfáticos, pero también se les puede hallar en prácticamente la totalidad del organismo: el sistema nervioso, hígado, piel y conducto gastrointestinal. Así que un aspecto que distingue a este tipo de cáncer es que puede hacerse presente en un mismo sitio o en varios de modo simultáneo.

Cuáles son los tipos de linfoma felino

De acuerdo con el sitio donde se genere- aunque por lo general se manifiesta en el área de los ganglios linfáticos- el linfoma felino puede ser clasificado de diferentes maneras: linfoma gastrointestinal, linfoma mediastínico, linfoma multicéntrico y linfoma extranodal.

De tener la menor sospecha de que nuestro gato padece cáncer lo mejor es llevarlo de inmediato con un veterinario experimentado para que revise a esa mascota y descarte o corrobore tan riesgosa condición.

Es el momento de mencionar cuáles son los principales síntomas y signos que revelan al linfoma afectando al organismo de un gato. Estas manifestaciones pueden ser clasificadas de modo similar a las variedades comentadas de manera previa.

Cuáles son los síntomas del linfoma felino

Los síntomas más frecuentes del linfoma en los gatos concentrado en el aparato digestivo son: sangre en el excremento, falta de apetito, vómitos y diarrea. En tanto, los síntomas asociados al linfoma felino de tipo mediastínico son una patente intolerancia al ejercicio corporal, complicaciones para deglutir y problemas para respirar.

Finalmente, en lo que se refiere a los síntomas extranodales del linfoma en los gatos sobresalen la descarga nasal, manifestaciones anormales en el sistema nervioso y ataxia, es decir, falta de coordinación de los movimientos voluntarios del cuerpo.

Identificar las causas específicas que propician el linfoma en los gatos no es alfo sencillo de mencionar. Es un problema que aún está siendo analizado por los especialistas en la materia. De acuerdo con el tipo de linfoma y determinadas circunstancias relacionadas con el animal hay dos principales patologías que están vinculadas a la mencionada enfermedad: el sida felino y el virus de la leucemia en los gatos.

No obstante, estos últimos males no son los únicos causantes del linfoma en los gatos. Muchos mininos pueden padecer de este mal sin que presenten síntomas como los mencionados.

El tratamiento del linfoma en los gatos

Es tiempo de hablar acerca del tratamiento para atender los casos de linfoma en los gatos. Por el hecho de que los linfomas se presentan como tumores de tipo sistémico, el tratamiento más conveniente que se debe seguir es la quimioterapia. Al utilizar este procedimiento suelen haber efectos secundarios que deben ser tenidos en cuenta. No obstante, estos últimos suelen ser bastante tratables.

Cuatro son las etapas que incluye el tratamiento para curar el linfoma en los gatos: inducción de remisión, mantenimiento, intensificación y reinducción de remisión. Por supuesto, para llevar a cabo esta curación es indispensable contar con el apoyo de un veterinario perfectamente certificado.

Se estima que, con un procedimiento de quimioterapia manejado con eficacia, los gatos atendidos, incluso en los casos más graves, pueden prolongar la vida del minino un año entero y un veinticinco por ciento de estos animales puede prolongar su vida hasta dos años.

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte