Blog

Consejos para la desparasitación bovina

Ya sea que se trate de parásitos externos, como también en el caso de los parásitos internos, los eventos que tienen que ver con estos nocivos agentes afectando a los bovinos, tienen graves consecuencias que debemos evitar en la medida de lo posible. Las consecuencias más perniciosas que deben atender los criadores, granjeros y ganaderos al ver afectados a sus bovinos por distintos parásitos son, por ejemplo, una disminución en el peso de sus animales, un escaso aprovechamiento productivo, negativas alteraciones en las dinámicas reproductivas de los bovinos y en casos extremos hasta la muerte del bovino infestado.

Conviene saber que esta problemática se puede solucionar con la aplicación de productos desparasitantes para bovinos, aunque para ello es indispensable conocer algunos detalles importantes antes de decidirse a la utilización de esta clase de medicinas. Por ejemplo, cualquier criadero, granja o negocio ganadero debe de contar con un plan sanitario preparado con la debida antelación que establezca puntuales fechas de vacunación y aplicación de productos antiparasitarios de acuerdo con la edad de los ejemplares. Si el animal exhibe debilidad corporal, lo mejor es que sea evaluado por un veterinario con experiencia para que emita un diagnóstico acerca de la salud del bovino y la conveniencia de desparasitarlo en ese momento o posteriormente.

La utilización de medicamentos desparasitantes

El mencionado programa sanitario debe incluir una suerte de calendario, el cual debe adaptarse a las condiciones de la granja o criadero, así como también con aspectos como la edad y raza de los bovinos, el tipo de agente parasitario del que se trate, las condiciones climatológicas, las circunstancias climatológicas y el producto antiparasitario que se pretenda utilizar.

En cuanto a esto último, cabe mencionar que a las vacas lecheras por lo general se les suministra medicamentos con albendazol, puesto que esta sustancia no deja elementos residuales en la leche obtenida en la producción de la granja y además no tienen un periodo de retiro determinado. Por lo que se refiere a las vacas novillas o secas que no se encuentran en estado de preñez, algunos criadores o granjeros usan el levamisol, aunque la dosis tenga que se repetida luego de aproximadamente 15 o 20 días.

El uso de productos desparasitadores

No menos recomendable para atender casos de afectaciones en bovinos por la presencia de parásitos es la ivermectina. Se trata de un medicamento de gran efectividad, aunque se aconseja usarlo en animales que no se encuentren en etapa de producción, puesto que tienen asociado un periodo de retiro y la producción láctea obtenida por medio de estos animales no es utilizable para el consumo del público.

Un consejo provechoso con respecto a la desparasitación eficaz en los bovinos, tiene que ver con la estratégica rotación de las medicinas antiparasitarias a lo largo del año. De ese modo se logrará evadir la resistencia que generan los parásitos a las sustancias activas de los medicamentos en cuestión. Para muchos ganaderos, granjeros y criadores, esta rotación de medicamentos desparasitadores resulta mucho más efectiva que el uso de un mismo producto a lo largo del año.

El mejor periodo para deparasitar bovinos

Una temporada adecuada para implementar esta estrategia sanitaria es el invierno, puesto que es cuando los bovinos tienen más riesgo de contraer enfermedades parasitarias por medio del pasto, el agua o cualquier otro alimento. A los animales más jóvenes se les debe desparasitar a partir de los tres meses y para ello es aconsejable utilizar medicamentos que incluyan albendazol. Por lo que se refiere a los bovinos adultos, lo mejor es desparasitarlos cada seis meses.

Es importante atender las recomendaciones del veterinario con respecto a la dosis de producto antiparasitario que se le debe suministrar a cada animal. Por ejemplo, en el caso del levamizol, por lo general se aplica un centímetro por cada 15 kilogramos de peso del ejemplar. El medicamento que se piense utilizar para la desparasitación de los bovinos debe ser elegido tomando en cuenta la amplitud de su espectro antiparasitador. También es básico que sea de escasa toxicidad, que no tenga efectos residuales considerables para que no se afecte la calidad de la leche, que sea sencillo de aplicar y que tenga un precio comercial accesible al bolsillo de los criadores o ganaderos.

La aplicación de esta clase de medicamentos veterinarios debe de realizarse solamente si los animales realmente lo precisan.

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte