Blog

Cómo se debe bañar a un cachorro

Definitivamente la higiene, las prácticas de cotidiana limpieza para una mascota, son esenciales para garantizar su pleno bienestar corporal y su salud. Es en este marco que el primer baño para un cachorro tiene una especial importancia. Es algo que debe llevarse a cabo en el tiempo y modo correctos, para evitar hacerle daño a nuestro animal de compañía y acostumbrarlo a esta sana práctica.

Los conocedores en el tema aconsejan que el primer baño de un cachorro se realice a los tres meses de edad, cuando el perro ya haya completado su inicial calendario de vacunas. Otros expertos en cambio aconsejan que es posible bañar al cachorro incluso antes, teniendo especial cuidado y secando bien al animal. De entrada, hay que ponderar el uso de una bañera y juguetes para que el cachorro tome confianza durante su primer baño. También es preciso controlar con gentileza la temperatura del agua.

Edad de un cachorro para aplicar el primer baño

En general los veterinarios recomiendan que no se bañe a un cachorro antes de las primeras doce semanas de su vida o sin haber concluido su primera cartilla de vacunación. De lo contrario, existe el riesgo de que el perro se enfríe y contagie de enfermedades como el moquillo. Y es que, efectivamente, el enfriamiento abrupto del organismo de un cachorro puede causar un debilitamiento de sus defensas y ocasionar que se constipe. Por el contrario, secar bien al cachorro con una toalla evita cualquier riesgo de esa clase.

Si nuestro cachorro se constipa, si enferma de moquillo, eso interrumpirá su calendario de aplicación de vacunas, lo cual aumentará los riesgos para su salud.

Consejos generales para bañar a un cachorro

El primer baño puede ser una experiencia no muy agradable para un cachorro. Puede darse el caso de que sus pequeñas patas lo hagan resbalar al apoyarse en el fondo de la bañera, o por el contacto con el jabón. Tales movimientos tan bruscos pueden generar ansiedad en nuestra mascota y causarle una negativa vivencia de indefensión. Para evitar dificultades así, les aconsejamos seguir las siguientes recomendaciones:

En primer lugar, es aconsejable usar una bañera pequeña, la cual puede ser una palangana o la pila del lavabo, para aplicarle a un cachorro su primer baño. De ese modo no se sentirá en riesgo en una situación desconocida y en un sitio demasiado grande. Por otra parte, el agua del baño debe de estar caliente, con una temperatura cercana a los 39 grados Celsius, es decir, parecida a la temperatura corporal del cachorro.

Para disminuir el estrés del perro una buena idea es convertir la bañera en un área de juegos. Para lograrlo podemos usar algunos muñecos y juguetes que utilice normalmente el cachorro para divertirse. Los juguetes de goma son especialmente recomendables para este objetivo.

Ventajas de los baños secos

Si el perro es de muy corta edad, en ocasiones es acertado para bañarlo sin utilizar agua y jabón. Para proceder así, se pueden utilizar preparados especiales creados especialmente para aplicar baños secos a los perros pequeños. Son productos que pueden adquirirse en establecimientos especializados en la salud animal, como la Farmacia Veterinaria San Bernardo, que se aplican sobre el pelaje del perrito. Luego solo resta dejarlo actuar de acuerdo con las instrucciones del producto y eliminarlo por medio del cepillado.

De hecho, en la temporada invernal, cuando la temperatura ambiental es baja, los baños secos son la mejor opción para disminuir los riesgos de que el cachorro se enfríe y enferme de moquillo.

Una recomendación adicional es motivar al cachorro para que el baño no le resulte desagradable, en especial en las primeras ocasiones que se les aplica esta experiencia. De modo que, para los perritos que no gustan de bañarse, un recurso provechoso es utilizar sus premios favoritos para obsequiarles cada vez que se porten bien cuando se les baña, es decir, cuando se mantienen calmados y sin querer salir del agua. Es una manera de premiar su buena conducta y acostumbrarlo a la experiencia sin presiones.

Jamás hay que obligar a un cachorro a que se bañe, no hay que forzarlo, gritarle o golpearlo. El perro requiere aprender que los baños no son experiencias que pueden causarle daño. Para esto es conveniente motivar al cachorro, hacer que el baño le resulte algo grato y relajado.

Sencillo procedimiento para bañar un cachorro

Los pasos principales para bañar a un cachorro son los siguientes: cerciorarse de que el shampoo que se piensa utilizar sea el adecuado; cepillarlo convenientemente antes de mojarlo; aplicar agua templada, es decir que no esté ni fría, ni caliente; aplicar el shampoo; tallar perfectamente el cuerpo del cachorro en su totalidad; enjuagar muy bien para que no queden restos de shampoo, y permitir que nuestra mascota se sacuda para después secarlo muy bien con una toalla.

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte