Blog

Recomendaciones para el cuidado de los becerros en las granjas

El evento del nacimiento es una ocasión que debe ser solventada con los cuidados necesarios por los criadores de becerros. El problema principal que se tiene en esa circunstancia es la gran cantidad de patógenos que pueden afectar a las crías. La zona de la granja o criadero destinada a la maternidad de las crías de las vacas debe contar con el equipo indispensable para atender los partos y también para atender a los becerros tras su nacimiento. Estos animales deben estar secos, aseados y también desinfectados. Jamás el estiércol debe ser el primer alimento consumido por los becerros.

Es importante tener presente que una cría de vaca es muy vulnerable a las afectaciones causadas por los microorganismos. Por eso es preciso observar consejos para el cuidado de los becerros como los que comentaremos en lo que sigue.

Cómo atender a los becerros recién nacidos

Muy positivo resulta desinfectar el ombligo del becerro tan pronto como se pueda, tras el nacimiento de la cría, utilizando para ello una solución de yodo al 7 por ciento y de 12 por ciento unas 18 horas después de haber nacido. La zona del ombligo y el cordón umbilical deben de ser cubiertos totalmente con esta solución de yodo.

Es conveniente alimentar con calostro a las crías, lo más pronto posible tras su alumbramiento. Un becerro apenas nacido no cuenta con inmunidad alguna, al carecer su organismo de la capacidad para generar anticuerpos. Por lo anterior, es recomendable alimentar a los becerros recién nacidos con calostro para ayudarlos a que no se vean afectados por distintas enfermedades causadas por los microorganismos que proliferan en el ambiente.  En caso de que el animal no quiera alimentarse con el calostro será preciso utilizar para ello un tubo esofágico.

Cómo alimentar a los becerros apenas nacidos

Ahora bien, es importante que el calostro que sobre tras alimentar a las crías de vaca no permanezca mucho tiempo sin refrigerar. El problema es que puede contaminarse fácilmente por la presencia de moscas si este líquido permanece expuesto. Tampoco se debe mezclar el calostro para evitar que, si alguna vaca se encuentra contagiada por algún patógeno, este microorganismo afecte a numerosos becerros que se alimenten con este líquido nutricional. Aunado a lo anterior, jamás debe de alimentarse a las crías de vaca apenas nacidas con leche de hospital.

Para reducir al máximo el estrés que pueda afectar a los becerros es aconsejable ubicarlos en casas individuales y que permanezcan en estos habitáculos hasta siete días tras el destete. Es importante disminuir al máximo el estrés en los becerros, puesto que estos animales al verse afectados así en su salud emocional y corporal tendrán menos anticuerpos y podrán combatir con menos éxito a graves enfermedades que comúnmente los afectan.

Los factores que causan más fácilmente el estrés en los animales de granja son, por ejemplo, la humedad, el excesivo calor, la suciedad, el frío acentuado, el hacinamiento, moscas en abundancia y las variaciones en los tiempos de alimentación.

Por lo que se refiere a las camas de los becerros, estas deben de prepararse con abundante producto especial para este fin. Resulta indispensable mantener secos a los animales para evitar que se enfermen. En muchas ocasiones las camas se humedecen por la orina y con ello se liberan grandes cantidades de amoniaco. Es básico conservar bajos los niveles de amoniaco para que no se presenten enfermedades respiratorias que alteren la salud de las crías.

Cómo acondicionar las casas de los becerros

Así también, es indispensable acondicionar respiraderos para la ventilación adecuada de los becerreros. Con ellos se garantiza que se mantengan frescas las crías en el verano y calientes en la temporada invernal. Justamente en los meses más fríos del año es indispensable mantener cerrados los respiraderos de la parte trasera de los becerreros para que las camas de los animales se mantengan secas y las crías no enfermen por las heladas corrientes de aire.

Es importante señalar que si uno se siente inseguro de manejar cualquier situación relacionado con el cuidado de los becerros, lo mejor es acudir con un veterinario de experiencia.

Para limpiar las casas de los becerros hay que limpiarlas con una manguera de presión para retirar así las heces que permanezcan en los muros del interior del habitáculo. A continuación, se debe permitir que la luz solar seque las paredes de los corrales. Luego hay que quitar la paja usada por el becerro y añadir paja nueva. Además, las casitas deben de ser cambiadas de lugar por lo menos dos ocasiones al año.

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte