Blog

Qué hago si ya no puedo cuidar a mi perro

Lo primero en este caso es tener presente que no puedes abandonar a tu querido amigo. No es correcto dejarlo en cualquier calle o lote baldío, totalmente extraviado y atenido a su suerte. Es comprensible que en ciertos casos sea ya imposible cuidar de un can, por ejemplo, por cuestiones económicas o por falta de tiempo. Así como se asumió la responsabilidad de cuidar del cachorro en casa, también hay que demostrar ese compromiso para brindarle al perro una oportunidad de que pueda ser feliz en otra casa, con otra familia.

Antes de renunciar al cuidado de un perro, es necesario comentarlo con las demás personas que habitan en ese domicilio. En efecto, es indispensable hablar acerca del tema con nuestros parientes para saber si alguno de ellos podría asumir el compromiso de cuidar a nuestro perro de manera definitiva.

Dejar al perro con un amigo o familiar

Esta sería una solución muy conveniente puesto que ese familiar tendría conocimiento acerca del perro, sus características y hábitos, de manera que podría ofrecerle un hogar adecuado y nosotros podríamos visitarlo eventualmente sin ningún problema.

Hay que tomar en cuenta que la tasa más conveniente para un can será aquella En dónde lo atiendan y alimenten de la mejor manera posible. Así también, la casa de un perro debe ser el sitio donde pueda permanecer sin inconvenientes durante el resto de sus días y donde pueda hacer atendido por un veterinario siempre que lo necesite.

Lo que sigue es promocionar a nuestra mascota con el mismo veterinario, nuestros contactos y parientes. Si acaso ninguno de nuestros familiares o nuestros amigos tiene las posibilidades de optar al perro, los contactos que tengan ellos podrían hacerse cargo del animal. Lo que debemos corroborar es que se trate de una persona responsable y cariñosa. Si estas medidas resultan infructuosas, siempre es posible promocionar al perro a través de las redes sociales.

Conocer al nuevo dueño del perro

No obstante, antes de dejar al perro con esa persona es recomendable comunicarse con ella con el tiempo suficiente para conocerla. El nuevo dueño de nuestro perro debe ser alguien formal y confiable. Si acaso tiene niños pequeños en casa u otras mascotas, habría que tenerlo presente antes de dejar que nuestro can se quede en ese sitio. Si es preciso, hay que solicitarle a este posible propietario de nuestro perro que nos muestre una identificación con fotografía. No es una medida gratuita o arbitraria, ya que hay personas sin escrúpulos que se dedican a lucrar con los animales de compañía.

Se trata de individuos que recogen a las mascotas y las venden a entidades que desarrollan experimentos con sus órganos, o que las utilizan para experimentar con medicamentos riesgosos no lanzados al mercado. En caso de que esa persona se rehusé a mostrar su identificación, quizás sea mejor buscar a alguien más para dejarle a nuestro perro de manera definitiva. En caso de que acceda a mostrarnos la identificación hay que anotar perfectamente los datos, por cualquier eventualidad que llegara a presentarse. La integridad física y el posible bienestar de tu querido amigo lo amerita.

No abandonar a su suerte a nuestro perro

Ciertas personas incluso solicitan que el nuevo propietario del perro firme un contrato. En este documento deben quedar bien asentados los requisitos para la adopción del animal y debe de ser firmado tanto por ti, cómo por el nuevo dueño del perro. En ese contrato debe quedar establecido el cuidado que debe recibir el perro, en aspectos como, pluma nutrición ejercicio, y revisiones veterinarias. También podríamos incluir en el contrato cierta cláusula que indique la necesidad de comunicarse contigo, ende el nuevo propietario decida desprenderse del perro para entregárselo a alguien más.

Hay portales especializados en internet de total confianza y prestigio, ubicados a encontrar nuevos lugares a las mascotas que ya no pueden ser atendidas por sus propietarios originales. Vale la pena informarse acerca de estas opciones en línea, así hallar le el mejor hogar posible a nuestro querido compañero y de ese modo garantizar su plena felicidad. Antes de elegir Un refugio para dejar allí a nuestro perro es adecuado visitar tales lugares personalmente, tomar conocimiento de sus estrategias de Cuidado canino, revisando sus instalaciones y observando el trabajo que desempeñan sus empleados. De ese modo Tendremos una mayor certeza acerca de que dejamos en buenas manos a nuestra mascota.

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte