Blog

Principales enfermedades que afectan a las reses en las granjas

Una de las enfermedades más relevantes que afectan a las poblaciones de reses en granjas y criaderos es el lóbado. Es una enfermedad de gran potencial contagioso que causa enormes pérdidas a los criadores de ganado vacuno. Una de las particularidades de esta enfermedad es que únicamente afecta a los ejemplares que tienen una edad menor a los tres años y especialmente a los terneros.



En la actualidad, el lóbado se extiende más sobre las reses jóvenes y si no es atendido este problema sanitario con los recursos veterinarios pertinentes, puede propiciar el fallecimiento del animal contagiado en tan solo unas horas. El lóbado es el término popular con el que se conoce a una enfermedad relacionada con la gangrena enfisematosa de carbunco sintomático.

La enfermedad del lóbado en las reses

Las reses contagiadas de lóbado experimentan fiebre extrema y cojera causada por tumores gaseosos. Estos últimos también suelen aparecer en las patelas y músculos de la espalda del animal. También suelen mostrar abultamientos en las nalgas, señal inequívoca de que se han concentrado de manera exagerada gases en el interior corporal del ejemplar.

Los veterinarios especializados en animales de granja manejan un tratamiento específico para atender esta grave enfermedad. Básicamente utilizan el bisturí para realizar amplias escisiones en las zonas gangrenadas del cuerpo del animal. Luego inyectan en las heridas abundante agua oxigenada hasta que llegan a los tumores gaseosos. Este líquido medicinal que utilizan los veterinarios elimina a los microbios que propician la gangrena. El tratamiento contra el lóbado incluye la aplicación de fuertes dosis de penicilina. Adicionalmente, el responsable de la granja o criadero debe procurar que todos los ejemplares con una edad menor a los tres meses sean vacunados para que no resulten contagiados por esta grave enfermedad bovina.

La enfermedad de la leucosis o linfoma en las reses

No menos importante resulta combatir la leucosis, enfermedad que origina tumores en las reses y que también tiene un importante índice de contagio. Esta enfermedad, también conocida como linfoma, es capaz de generar infecciones a nivel de epidemia en las poblaciones de vacas de granjas y criaderos.

Hay distintas variantes de la leucosis o linfoma (como también se le conoce). En los terneros causa una afectación en cierta glándula que tienen todos los animales a la altura del cuello. Allí se forma un tumor, el cual puede extenderse hasta afectar la totalidad de los ganglios. Otra manifestación frecuente de la leucosis daña especialmente la piel de las novillas y terneros, ya que el cuerpo de estos ejemplares se ve cubierto de tumores. Estos últimos suelen ser pequeños y más bien superficiales.

Una variante más de linfoma no solo atrofia los ganglios del animal, sino que también se extiende al bazo, corazón y otros órganos del ternero o vaquilla infectado.

Para muchos especialistas el contagio que se presenta con esta enfermedad es de tipo viral. Una de las principales causas por las que aparece es la utilización de aguja de vacunar en distintos ejemplares, así como la picadura de algunos insectos, como, por ejemplo, ciertas variedades de mosca.

Los terneros también pueden contagiarse por ingerir el calostro de vacas enfermas de linfoma. Los animales que contraen este mal tienen un elevado índice de mortandad.

La tuberculosis y su afectación en los bovinos

Otra enfermedad que no se puede dejar pasar y que debe ser combatida en las poblaciones bovinas de granjas y criaderos es la tuberculosis. Desde hace tiempo se ha buscado su erradicación total de las explotaciones pecuarias. Por supuesto, no solo es altamente contagiosas en las reses y terneras, sino también en las personas.

Es a través de la leche que los terneros suelen contagiarse de tuberculosis, cuando la ingieren de vacas contagiadas de esta enfermedad. Otra fuente de contagio es el entorno donde se concentran los animales, especialmente si los ejemplares enfermos tosen y con ello esparcen el germen entre las demás vacas.

De entre los síntomas más habituales de la tuberculosis destaca la tos seca, por lo general muy persistente, fiebre extrema, adelgazamiento excesivo del ejemplar, ganglios linfáticos inflamados, etc. Por otra parte, hay distintas clases de tuberculosis: hepática, mastitis, de matriz, pulmonar y otras varias más.

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte