Blog

Consejos para el correcto cuidado del burro

En las granjas es frecuente hallar ciertos animales que precisan de atenciones muy especiales. Ese es el caso del burro, un animal apacible, leal, tranquilo, afectuoso y muy inteligente. Podría sorprender a muchos un dato acerca del burro: se trata de un animal en riesgo de desaparición. Ese es el motivo por el cual hay entidades dedicadas a la protección animal que se han preocupado por rescatar a los burros y conseguirles nuevos hogares en los cuales se garantice su bienestar. Es interesante conocer más o mejor acerca de sus hábitos, nutrición y cuidados básicos que se le deben dar al burro.



Una de las creencias acerca del burro es que no experimenta dolor o incomodidad cuando se le hace cargar objetos. No obstante, esto no es exacto. Como cualquier otro ser vivo el burro sufrirá ante el esfuerzo físico excesivo, aunque en su caso no escuchemos que se queje. Por ello debemos tomar conciencia de que estos animales requieren de cuidados adecuados y que se les garantice una buena calidad de vida.

Por otra parte, por el hecho de que los burros padecen con el frío, lo mejor será construirles una pequeña caseta para que se protejan en temporadas de bajas temperaturas.

Cómo debo cuidar a los burros de mi granja


Para quienes tengan pensado adoptar un burro o un asno hay varios aspectos que deben tener presentes. Uno de ellos tiene que ver con la mala relación que tienen con los perros. Hace mucho tiempo los burros eran usados por los pastores para detectar a posibles depredadores en los espacios campestres que pudieran dañar a su ganado. Esa es la razón por la cual los burros consideran como animales peligrosos a los perros de manera instintiva.

Para solventar esta dificultad en el entorno de las granjas se debe criar a ambos animales, perros y burros, desde que son pequeños para que se acostumbren a su mutua presencia y posteriormente no se presenten problemas.

Cómo proteger a los burros del frío

Es tiempo de volver al tema de la caseta para los burros. Este elemento no solo es valioso para que los burros no padezcan por el frio durante el invierno, sino también porque su pelaje no tiene propiedades impermeables.

De modo que, en los meses en los que se presentan lluvias más abundantes, los burros pueden mojarse y sufrir de catarros. Aunado a lo anterior, en la temporada invernal se deberá sacar al burro de su caseta, cotidianamente, para que realice ejercicio físico y entre en calor.

El burro es un animal que precisa de vivir en un área higiénica y limpia por lo cual se deberá limpiar cada dos días su habitáculo. También será necesario cepillarle los dientes diariamente para que el animal no sufra de infecciones. Hay que llevar al veterinario a nuestro burro con la debida frecuencia para que reciba las vacunas necesarias, por ejemplo, la del tétanos, gripe y moquillo.  

De acuerdo con la zona geográfica en la cual se habite, es posible que el burro requiera de otras vacunas En estas visitas al veterinario también se le deberán revisar los dientes al animal y cada cierto tiempo, por lo general cada dos meses, también se le deberán recortar los cascos.

La correcta nutrición de los asnos

Por lo que se refiere a la correcta alimentación del burro hay que comentar algo importante. Los asnos o burros, tal y como sucede con los canes o los mininos, deben evitar el problema del sobrepeso. Por ello lo mejor es que no consuman alimentos muy azucarados. El burro es tiene una dieta muy particular que debe incluir grandes cantidades de fibra, por lo cual resulta muy recomendable ofrecerle paja cebada como pasto.

Por supuesto, la asesoría del veterinario para la correcta nutrición del burro también resulta de gran valía, en especial para complementar su dieta con algún producto especial de esos que se expenden en las mejores farmacias veterinarias.

Ahora bien, si en las cercanías de nuestra finca o nuestra granja crecen robles, hay que evitar que el asno o burro se alimente con sus hojas, ya que le resultan altamente tóxicas. Esto también sucede en el caso de las bellotas y las hojas de arce rojo. En lo que se refiere a la manzana, conviene ofrecérselas solo muy de vez en cuando.
Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte