Blog

Qué hacer cuando un perro tiene problemas de comportamiento

Más allá de lo enfadado que uno se sienta ante la falta de obediencia de nuestro perro, en un momento determinado, aunque uno se sienta furioso por los destrozos que ha causado el animal con sus jugueteos, o si acaso ha ensuciado una parte de la casa, el can no alterara sus rutinas por arte de magia.

Por el contrario, es preciso tratar de entender sus necesidades y buscar estrategias para hacernos entender por el perro cada día un poco más.

Comprender al perro doméstico

Tal y como sucede con las personas, a los canes también pueden afectarles periódicas rabietas cuando se sienten mal atendidos o cuando sienten cierta inquietud. Si uno piensa que nuestro can actúa por puro rencor, cada acción que el animal lleve a cabo nos parecerá estar contaminada por ese mismo rencor. Y lo más revelador es que un “rencor” así es algo que un perro no incluye dentro de sus emociones más habituales.

No son muchas las opciones que el animal tiene para interactuar con su dueño, si en cada ocasión que hace algo indebido recibe insultos y maltratos.

Los motivos del comportamiento de los perros

Al igual que sucede con los niños, los perros llegan a sentirse atraídos por muchas cosas que los adultos consideran como indebidas. No obstante, a diferencia de los infantes, los perros no tienen la posibilidad de distinguir cuál es la atención positiva y cuál es la negativa, misma que deben evitar. Para ellos, simplemente, en tanto que cierta acción deriva en determinada reacción la repiten siempre que lo consideren preciso.

En última instancia, la atención considerada como negativa puede presentarse como una especie de confrontación del perro con su dueño, o como si uno estuviera jugando de un modo brusco con esa mascota. Por ejemplo, si un perro toma algo que no debe y a su alrededor las personas se muestran alteradas por ello, el animal podría creer que se le siente envidia por ese “premio”. De ese modo, cualquier tentativa de adiestramiento resultará más complicada de realizar y menos efectiva de lo que uno lo desearía.

Problemas en el trato con el perro

A final de cuentas, aunque uno tenga dificultades con el comportamiento de nuestro can, es muy probable que el perro no lo considere así. En el caso de que el perro se orine en la alfombra, uno podría sentirse indignado por ello, pero desde la perspectiva del animal, la alfombra no se diferencia del césped y por lo tanto es un buen sitio para que haga sus necesidades. El dueño del can podría pensar que su mascota actuó de mala voluntad al orinarse en la alfombra mientras que para el animal no hay nada más natural que hacerlo.

Lo natural y lo correcto en el perro

Acciones habituales en un can que se encuentre en un entorno doméstico a manera de mascota, como, por ejemplo, ladrar, saltar, orinarse, morder objetos de la casa, etc; son las que ocasionan muchas de las quejas por parte de las personas que atienden a estos animales de compañía. Debemos tener presente que esta clase de comportamientos, aun cuando parezcan molestos o nocivos, tienen su razón de ser y señalan el vinculo que el animal ha establecido con su entorno y con las personas que habitan esa vivienda.

Es verdad que incentivar un cambio en el modo en el que el perro capta su mundo, motivar una reorganización en la manera en la cual el can interactúa con lo que le rodea, puede ser complicado y requerir un gran compromiso. No obstante, este esfuerzo siempre será menor y será mucho menos estresante que tener que superar una frustración tras otra.

Causas y soluciones para la agresividad canina

Es tiempo de comentar algo importante acerca de la agresión canina. Cuando captemos cualquier tendencia a la agresividad en el marco de los juegos del perro, debemos tener un gran cuidado. Más allá de lo que pudiera creerse o tolerarse los perros no deben morder a un ser humano (salvo que hayan sido entrenados para ello o que tengan que defender su espacio vital o su propia existencia). Los perros que tienen la tendencia a morder por lo general son hechos a un lado de las actividades del hogar, o son abandonados en la calle.

Lo mejor en estos casos es tratar de identificar la causa de esa agresividad en el perro y luego tratar de prevenir esa circunstancia en la medida de lo posible.

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte