Blog

Consejos para el mejor cuidado y cría de caballos

Preservar la salud y ofrecerle los cuidados adecuados a un caballo precisa de mucha entrega, tiempo y esfuerzo. No obstante, los resultados son muy estimulantes. Los caballos son animales nobles, que gozan mucho de la interacción con las personas y son altamente sensibles al ambiente en el que se desenvuelven. Por lo consiguiente, es indispensable conocer cuáles son los mejores cuidados y recomendaciones que se deben tener presentes para criar a los caballos de la mejor manera posible. Son consejos que nos permitirán atender de modo adecuado a los equinos en un criadero o en una granja.

Los caballos son animales que tienen un promedio de vida que va de los 25 a los 30 años. Eso implica un considerable nivel de responsabilidad y de constancia. Aspectos como el espacio adecuado para su comodidad, la mejor alimentación que deben recibir, la higiene indispensable para su bebedero o su comedero, el ejercicio que deben realizar los equinos día con día, etc. Todo ello es básico de atender para una eficaz cría de caballos.

La correcta cría de caballos

Para quienes apenas tengan poco tiempo en la cría de caballos deben tomar en cuenta puntos importantes. Por ejemplo, hay que iniciar el criadero con una yegua que se encuentre habituada al trato con los humanos. Para conseguir que los equinos nos tengan confianza se requiere de cierto tiempo y paciencia. Es preciso que no se presenten movimientos bruscos y darle en el cuello suaves palmaditas para que no tenga temor o recelo el animal.

Con respecto al espacio perfecto para la cría del caballo, es preciso que cuente con una hectárea de pastos donde pueda movilizarse a sus anchas. Debe ser un ámbito perfectamente bardeado, pero no con alambres de púa. También hay que cerciorarse que no abunden en los alrededores variedades de fauna tóxica, como es el caso del sorgo, ricino, cola de caballo, helechos y laurel.

Cómo atender a los caballos

Cabe señalar que el caballo es un equino de alimentación herbívora que acostumbra a pastar varias veces al día, consumiendo su alimento en pequeñas porciones. De allí la atención que se debe poner en que no crezcan hierbas o malezas nocivas para su salud en el espacio donde el animal se desplaza cotidianamente.

También es importante proporcionarle a caballo un habitáculo donde pueda resguardarse de los cambios de temperatura y el mal clima. El espacio en donde duerma el equino debe de mantenerse perfectamente limpio, quitando diariamente las deyecciones y acondicionando un espacio para que le sirva de lecho al caballo.

Para este último aspecto es posible usar paja, viruta de madera o cáñamo. Por lo que se refiere a la nutrición de los caballos, al tratarse de animales de pastoreo, es aconsejable complementarla con fardos de alfalfa o de heno. También son aprovechables para este fin algunos preparados industriales que son capaces de ofrecerle al equino las vitaminas y minerales que su organismo requiere.

Un caballo de aproximadamente cuatrocientos cincuenta kilogramos de peso, de tamaño mediano, consume cerca de diez kilogramos de alimento día con día. Será el propio equino el que nos señale la cantidad de alimento que requiere de acuerdo con la actividad física que realiza cotidianamente y el peso del animal.

Hidratación e higiene de los caballos

Un aspecto indispensable es atender que no le falte nunca agua fresca y limpia al animal.  El bebedero del caballo debe de ser cambiado por lo menos dos veces al día. Los caballos por lo general beben de quince a treinta litros de agua cada día. Para la correcta crianza de los caballos es importante revisar su limpieza, las condiciones de su pelaje o pezuñas y otros aspectos parecidos.

Al momento de cepillarle el pelo hay que atender si aparecen señales de heridas, la presencia de parásitos externos que afecten la piel del animal o cualquier otra señal que nos revelen alguna posible enfermedad. Si se tienen dudas al respecto lo mejor es consultar a un veterinario con experiencia para que nos ofrezca la asesoría adecuada.

Es conveniente bañar al caballo en días soleados con un champú especial y peinarlo con un peine de anchos dientes, procurando que no se inquiete el animal con cepillados demasiado bruscos. También es indispensable retirar de los cascos del caballo las piedras que tenga allí incrustadas o bien, la suciedad que se haya acumulado en las ranuras.

Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte