Blog

Consejos para cuidar a un perro labrador

A los perros de esta raza también se les conoce como perdiguero o retriever. Se trata del labrador, una raza de gran popularidad y hermosa estampa que muchas personas gustan de tener como mascota. El labrador es un animal de fuerte complexión y gran resistencia física al cual se le deben ofrecer los mejores cuidados. A los perros labradores se les puede hallar en colores negro, canela y chocolate. El atractivo físico de estos canes es enorme y por ello son especialmente valorados por los afectos a los perros. Difícil es no admirarlos al verlos pasar por la calle.



El labrador es un perro cuya raza en sus orígenes era cazadora. Y aun cuando se trata de un perro de fuerte estructura corporal, es capaz de demostrar largar una gran paciencia con los niños. Son animales confiables, fieles y bastante sociables capaces de interactuar con la familia y de ofrecerles siempre protección y cariño a las personas que los cuidan.

Otra de las cualidades del perro labrador se relaciona con su capacidad para ofrecer rescate y asistencia cuando se requiere.

El perro labrador como mascota

Ahora bien, como hemos comentado, los perros labradores, aun cuando tengan una fuerte complexión, no están a salvo de problemas físicos, como sucede con otras razas caninas. Es preciso que el veterinario lleve un minucioso control de su salud para así detectar en tiempo y forma cualquier posible enfermedad que pudiera afectarlo. También en el aspecto emocional es importante atender adecuadamente al labrador.

En este sentido, se trata de perros de talante juguetón e incansable. Esto se hace más patente cuando el animal es cachorro. También suelen perseguir a cualquier cosa que se mueva, siguiendo sus instintos de caza. Para que desgasten toda esa energía es preciso llevarlos al parque con gran frecuencia para que jueguen e interactúen con otros canes.

La actividad física para los perros labradores

De modo que hacer ejercicios físicos es algo indispensable para que el perro labrador se mantenga en forma y para disminuir los riesgos de que se presenten comportamientos destructivos. Se trata de animales tan atléticos que requieren de unos 45 minutos al día de ejercicio para que no exhiban inquietud o ansiedad.

También es indispensable evitar en la medida de lo posible el problema del sobrepeso en los perros. Estos animales tienen un gran apetito y nunca pierden la oportunidad de tomar un bocado. El dueño de un labrador debe de ofrecerle una dieta saludable, de preferencia desde su etapa de cachorro, para que al llegar a una edad avanzada no sufra de sobrepeso u obesidad.

La alimentación del perro labrador

Elegir la cantidad y calidad del alimento para el labrador es algo importante y de ser posible hay que ofrecerle de vez en cuando premios no muy calóricos. En comercios especializados en mascotas se pueden conseguir productos alimenticios creados ex profeso para esta raza canina. Con ello se les puede brindar los nutrientes indispensables para su buen estado físico y la preservación de su salud.

Es tiempo de comentar acerca del adiestramiento que requiere el labrador y la paciencia que se debe tener para cuidar como es debido a estos animales.

Los labradores son perros bastante dóciles y de gran inteligencia. No obstante, precisan de una cotidiana estimulación mental, misma que se les puede ofrecer con ejercicios y sesiones diarias de adiestramiento.

El adiestramiento del perro labrador

Un aspecto positivo acerca del perro labrador tiene que ver con la sencillez que tiene su adiestramiento. No obstante, se trata de una mascota que también precisa de una permanente socialización. Por todo lo anterior hay que ofrecerles tanto cariño como paciencia al momento de enseñarles cómo deben comportarse.

Los labradores son perros capaces de aprender con gran rapidez, aunque siempre que se les trate bien, sin que se les grite o se les castigue exageradamente. Por el contrario, se mostrará más dispuesto a asimilar las lecciones de entrenamiento si se le ofrece la paciencia y el afecto que merece como mascota.

Por lo que se refiere a las enfermedades que más pueden afectar al perro labrador destaca la displasia de cadera. Se trata de una patología proclive a afectar a los perros de esta raza en específico. Para evitar este problema en la estructura ósea del labrador hay que llevarlo con la debida  frecuencia con el veterinario.



Descuentos por Mayoreo

Eres veterinario, criador, ganadero, rescatador, etc, infórmate sobre nuestros descuentos a clientes frecuentes

Llámanos en México DF: +52 (55) 4593 8990

Llámanos o escríbenos por whatsapp, será un gusto atenderte